14
Abr
08

PARQUE DE LOS HIPPIES

 

CARRERA 7ma con 60

 

Quiero referirme a este espacio desde una experiencia que tuve el pasado Festival Iberoamericano de Teatro celebrado en Bogotá, en donde tuve la oportunidad de  ver un grupo español de teatro callejero llamado los tambores de fuego recreando un espectáculo fantástico e  impresionante.

 

 

Hasta donde yo lo conozco, este parque suele ser un espacio poco habitado, donde únicamente se ven jóvenes que en tardes lo utilizan para hacer deportes extremos como bicicleta o tabla y también algunos días especiales como domingos o festivos se convierte en un pequeño mercado de las pulgas. Pero cuando se llevo a cabo esta obra teatral el lugar fue totalmente invadido y transformado por una magia seductora.

 

La historia hablaba del diablo, del constante conflicto entre el bien y el mal, que recreado con tambores, ritmos, juegos pirotécnicos lo transportaba a otro mundo donde todo era posible y la realidad quedaba olvidada. Increíbles sensaciones perceptuales de todo tipo invadían los sentidos de los espectadores; con el olor del fuego, sus colores, el calor, la música un nuevo espacio se creaba, donde todos participábamos del espectáculo.

 

 

Esta experiencia fue todo un seño  pasajero y efímero pero que deja su huella en la memoria. Como amante del circo y el teatro callejero esta fantasía me produjo sensaciones inolvidables que siempre querré volver a experimentar. El arte y la ciudad una vez más han sabido aflorar en mi el deseo, me han seducido con su magia y he encontrado en ellos mi lugar, un sitio donde puedo encontrarme con migo mismo y ser quien yo mas quiero ser.

 

 

Parque del

 

 

Silencio

 

AVENIDA CIRCUNVALAR con 35

 

Existe en Bogotá un parque olvidado en lo alto de los cerros orientales, donde se rige una particular escultura llamada “16 torres” de Eduardo Ramírez Villamizar. Es un balcón que se asoma la complejidad y el caos de la ciudad que contrasta con lo natural y armónico de los cerros que lo respaldan. A su derecha e izquierda  se encuentran los barrios el paraíso y la Perseverancia, respectivamente hacen que este espacio se convierta en una especie de limbo o purgatorio, un lugar efímero y olvidado. Recoge y reorganiza de su entorno innumerables dinámicas donde todo es posible pero nada existe, un continuo juego entre presencia y ausencia. Que le dan a su nombre total sentido.

 

 

Su estructura es un cuadrado de 4 x 4 torres donde l apersona se introduce y se pierde, los llenos y vacios llenan de ritmo el espacio y su recorrido una aventura entre lo que se ve y lo que se esconde. Un constante juego de contrastes, expresado en sus más íntimos detalles.la fuerza y pesadez del concreto de sus formas con lo libre y natural del monte a su alrededor. El ruido estruendoso de la ciudad que se asoma en los rincones de un silencia tranquilizador y envolvente.

 

Ahora bien, este lugar llama profundamente mi atención, en cuanto lugar olvidado que me invita a llenarlo; su vacio me seduce y me invita a recorrerlo. Rememora mi cuarto por ser un espacio muerto y estático hasta que no llega alguien para darle sentido e invadirlo. Todo ocurre a su alrededor y es solo un espectador más que seduce a sus visitantes. Es extraño que a pesar de ser un espacio público muy pocas personas vayan a este sitio y muchas veces ni lo conocen, pero irónicamente es parte de su encanto. Este detalle lo hace único y extremadamente curioso, cualidad que me llama particularmente la atención, porque precisamente esos detalles son los que muchas veces me llevan a enamorarme de los objetos espacios, cosas o personas que me rodean; su misterio y el poder que tienen sobre mi imaginación. Y es esto mismo lo que deseo que siempre tengan las cosas que creo y aquellas que me pertenecen, entre las que está incluido obviamente mi cuarto. Lo quieto es ausencia de movilidad pero en esta ausencia el movimiento se hace presente, en el silencia está ausente el sonido pero en su ausencia esta también presenta el sonido. Este juego le da vida y sentido a estos espacios, pero es un juego que solo en la soledad donde también la ausencia y la presencia se contraponen constante mente, se puede jugar.

Anuncios

0 Responses to “”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: